lunes, 5 de enero de 2009

Empezando...


Uno no sabe lo que dice. Peor si tiene un anzuelo en la boca.

Pez del tiempo, toda la sal es tuya pez del tiempo; la sal y los atardeceres

No te crecieron las alas, pez del tiempo? Se ve que no por mucho nadar se llega antes a ningún otro lado.

Que sitio era ese? El Aire.

Liviandad es la promesa del olvido. ¿Qué fue creciendo además de las escamas y el apuro? Segundo a segundo te dejas pasar y sin recogerte eres la suma de lo que sobra. Nada pez del tiempo, huye atolondrado del sedal y de la fuerza, descubre de que está hecha la tibieza. Aprieta y muerde, no vaya a ser que te desgarres queriendo ser libre.

4 comentarios:

Tuchis dijo...

Que chévere!!!

No toca de otra siempre debemos correr contra y en contra del tiempo para ser libres, me gusto mucho pues tu..

Los mejores deseos pa ti y este nuevo espacio de expresión... que era tan necesario jajaja

Saludos Jero y como te dije ya tienes un seguidor empedernido....

Tuchis dijo...

Que chévere!!!

No toca de otra siempre debemos correr contra y en contra del tiempo para ser libres, me gusto mucho pues tu..

Los mejores deseos pa ti y este nuevo espacio de expresión... que era tan necesario jajaja

Saludos Jero y como te dije ya tienes un seguidor empedernido....

Martín dijo...

Cuando estaba en la U. Clase de serigrafía. Me retraté como un esqueleto de pescado a punto de morder un anzuelo. Unas rallitas de las que hacen los prisioneros en sus celdas adornaba el fondo. Algún rato lo saco en el blog. Representa mi sentir de esos días. Dudas que aún rascan mi conciencia.

MARCO CHAMORRO dijo...

Intento poner un comentario apropiado, y solo me sale,"Me gusta muchísimo!
Eso, me gusta muchísimo!!!.